El matoneo es ‘Verdolaga’

Por Tatiana Barrantes Fierro
@Tatianakbf

OPINIÓN | La derrota ante Corea resultó ser una nueva excusa para caerles encima a los jugadores de un solo color de camiseta, en vez de identificar los problemas reales de la 'Tricolor'

November 12, 2017
FOTO: Internet


La inconmensurable ceguera con la que se critica a la Selección Colombia ya está caminando la cornisa de lo absurdo. En un equipo al que no se le nota el trabajo, en el que se convive con el desorden y la improvisación, y que anda decorando su camino a Rusia con 5 encuentros sin ganar, lo único que ha resultado ser un factor de objeciones es el de la antipatía más fácil: los jugadores de Atlético Nacional.

Al lesionarse David Ospina surgió un interesante debate sobre la posible nacionalización de Franco Armani; no obstante, sin importar sus pergaminos ni medir su nivel, la opinión futbolística colombiana lo desechó por un solo pecado: ser el arquero de Nacional. La actuación de Leandro Castellanos en Asia solo ayudó a corroborar la premisa inicial que marcaba el pobre nivel internacional de los arqueros en la Liga Colombiana.

(Lea también: 'A Pékerman no le importan los jugadores')

Ante Corea, William Tesillo de Independiente Santa Fe tuvo, quizá, la peor actuación de su vida, jugando como lateral izquierdo, situación ajena a su responsabilidad y únicamente reprochable a la experimentación de José Pékerman. 

Tesillo salió ileso de la antropofagia y el salvajismo de los críticos, circunstancia disímil a lo vivido por Stefan Medina, quien tuvo que lidiar con una improvisación exactamente igual, pero que a diferencia del zaguero ‘Cardenal’, fue devorado por los buitres. La razón: ser jugador de la entraña de Nacional.

Para esta convocatoria se optó por no llamar a Yimmi Chará y a Teófilo Gutiérrez de Junior de Barranquilla para no contrastar con los compromisos de club ‘Tiburón’; dicha medida fue aplaudida y alabada, pero en el pasado, cuando se determinaba lo mismo con los jugadores de Nacional, que competían en los mismos tres frentes, enardecía la furia apocalíptica de muchos para decir que Nacional gozaba de favoritismo en la consideración de Pékerman.

Atlético Nacional parece servir como cortina de humo para los problemas reales y tangibles que se quieren ocultar en la Selección Colombia después de Brasil 2014; en 4 años de proceso no se ha podido encontrar un lateral diestro y otro zurdo, incluso ya se está improvisando a Jefferson Lerma.

La generación de juego es volátil y depende de la inspiración de James Rodríguez o el estado de ánimo de Edwin Cardona, Abel Aguilar sigue siendo el mismo jugador trotón consentido del técnico, no hay un suplente de nivel para David Ospina, no hay un sustituto de categoría para Carlos Sánchez y, si no está Falcao, se sufre el doble para conseguir un gol.

Pero como siempre, la culpa es de Medina. La razón…

eldeportivo.com.co / Edwin Cómbita - @edwincombita