Bedoya confesó que recibió sobornos

Por Alejandro Aguilar Briceño
@AlejoAguilarB

El expresidente de la Federación Colombiana de Fútbol confesó que aceptó dinero a cambio de contratos televisivos

November 27, 2017
FOTO: AFP


Varios exjefes del fútbol de Sudamérica recibieron una oferta de millonarios sobornos a cambio de apoyar la candidatura de Catar como sede del Mundial de fútbol de 2022, reveló el lunes un importante testigo al iniciarse la tercera semana del juicio FIFA en Nueva York.

Luis Bedoya, expresidente de la Federación Colombiana de Fútbol, es uno de los 42 jerarcas y empresarios del fútbol de las Américas acusados de corrupción por el gobierno estadounidense en el marco del inmenso escándalo de la FIFA.

Se declaró culpable en noviembre de 2015 y es el primer exjefe del fútbol que declara como testigo del gobierno en el proceso contra tres poderosos acusados que insisten en su inocencia: los exjefes del fútbol de Brasil y Perú, José Maria Marín y Manuel Burga, y el expresidente de la Conmebol, el paraguayo Juan Ángel Napout.

Bedoya, de 57 años, contó en la corte que en mayo de 2010 viajó a Madrid con sus colegas de la Conmebol, la Confederación Sudamericana de Fútbol, a la final de la Liga de Campeones, todos invitados por Fox Sports, que según otro testigo del proceso, el empresario argentino Alejandro Burzaco, también pagó sobornos a cambio de contratos de televisación de partidos.

Un catarí "importante"

Allí, cuando estaban conversando en el lobby del hotel con Napout -entonces exjefe del fútbol paraguayo- y con el expresidente del fútbol ecuatoriano, Luis Chiriboga, se acercó el argentino Mariano Jinkis, uno de los propietarios de la empresa Full Play -otra acusada de pagar sobornos a cambio de contratos-, y les presentó "a alguien importante de la televisión catarí", que hablaba en inglés, dijo Bedoya.

El catarí, que Bedoya dijo no poder identificar, "quería saber si Sudamérica estaba dispuesta a apoyarlos" como anfitriones del Mundial-2022 "y si teníamos la posibilidad de dar ese voto para ellos".

"Mariano (Jinkis) quería saber si teníamos influencia en los votos de Sudamérica en la FIFA y dijo que era una oportunidad de negocio importante, él manifestaba que podía pedirle (al catarí) de 10 a 15 millones de dólares (...) y podíamos repartir eso entre el 'Grupo de los Seis' y ganarnos cada uno un millón o un millón y medio de dólares", afirmó Bedoya.

El llamado 'Grupo de los Seis' en la Conmebol estaba integrado por países sudamericanos que se sentían eclipsados por Brasil y Argentina y querían ganar poder actuando juntos.

Pero según Bedoya, los jerarcas "respondimos de una manera muy evasiva", dijeron que "luego conversaríamos" y la oferta nunca se concretó.

Tras la reunión, Napout "muy claramente me dijo que era un tema muy complicado, que no nos metiéramos en ese tema", relató.

Ninguno de los jerarcas presente en ese encuentro en Madrid integraba el comité ejecutivo de la FIFA con poder de voto -a diferencia del entonces presidente de la Conmebol Nicolás Leoz y los jefes del fútbol de Brasil y Argentina en esa época, Ricardo Teixeira y Julio Grondona-, pero la oferta apuntaba al parecer a que los presionaran a favor de Catar.

Burzaco contó al inicio del juicio que Teixeira, Grondona y Leoz votaron por Catar-2022 en el seno de la FIFA en diciembre de 2010 a cambio de sobornos de más de un millón de dólares cada uno.

El caso del patrocinio

Además del tema ya mencionado, Bedoya también habría confesado que la reconocida marca deportiva Nike le ofreció un soborno para firmar el contrato para vestir a la Selección Colombia. Sin embargo, el directivo no accedió y terminó siendo Adidas el patrocinador oficial, eso sí, dejando claro que no hubo 'coimas' de por medio.

eldeportivo.com.co / AFP