La medicina deportiva no es un juego (Parte II)

Por Alejandro Aguilar Briceño
@AlejoAguilarB

Doping, organización, evolución, infiltraciones… El Deportivo se adentró en el tema de la medicina deportiva, de la mano del especialista Carlos Osorio. EXCLUSIVO

August 3, 2017
FOTO tomada de Internet


En la primera entrega de este informe especial abordamos la organización y evolución de la medicina deportiva. Además, tocamos el tema de las sustancias prohibidas y el doping, bajo la orientación del especialista Carlos Alberto Osorio Duque, quien por largo tiempo estuvo al frente del departamento médico del Once Caldas.

(Lea AQUÍ: La medicina deportiva no es un juego. Parte I)

Sin embargo, aún está pendiente uno de los tópicos más espinosos: las infiltraciones. Pero antes que nada hay que entender en qué consisten las infiltraciones, puesto que más allá de que el término es bastante familiar, su real significado científico no es completamente claro para la mayoría.

“Las infiltraciones se hacen no solo a deportistas. Es un procedimiento para el cual se requiere el previo diagnóstico terapéutico”, asegura el médico Osorio, quien además explica que consiste en la introducción de un medicamento específico en una zona del cuerpo, mediante una jeringa, con el objetivo de reducir el dolor o acelerar el proceso de recuperación.


Es así como muchas veces hemos escuchado que deportistas de todo tipo de han infiltrado. Por citar algunos casos, se habla de la infiltración a Camilo Zuñiga para que disputara el Mundial de Brasil 2014 con Colombia o la situación que se habría presentado con Jackson Martínez, quien incluso en la actualidad continúa lesionado.

(Lea AQUÍ: Jackson volvió a ser operado del tobillo)

Y es que de acuerdo al Dr. Osorio, la infiltración “no la puede hacer cualquier persona. Si el proceso no se lleva a cabo de la manera adecuada puede ser muy perjudicial, incluso peor que la lesión inicial. No es simplemente decir que se hará la infiltración, en mi concepto si un deportista requiere una infiltración hay que retirarlo de la competencia, al menos mientras el medicamento que se introduce hace efecto y luego podría reiniciar la actividad deportiva”.

Es así como se terminan complicando la lesiones, muchas veces por la presión de los resultados deportivos o simplemente por irresponsabilidad por parte de directivos, cuerpos técnicos o los mismos médicos y deportistas, quienes acceden a realizar este tipo de procesos sin las medidas de precaución necesarias o forzando el cuerpo a límites fuera de lo común.


Pero entonces, ¿qué debe hacer un médico cuando un directivo o entrenador le pide que infiltre a alguien? Osorio responde de acuerdo a su experiencia y deja claro que en gran medida es el médico quien tiene la potestad de realizar o no la infiltración.

“Indiscutiblemente toda persona o empresa que invierte en deporte espera resultados. El médico debe tener la suficiente personalidad y conocimiento para poder hablar con la persona interesada en que el deportista compita, pero en cualquier caso lo más importante es el ser humano, ya después hay que analizar los otros puntos de vista”, asegura.

Para nadie es un secreto que las infiltraciones hacen y seguirán haciendo parte del deporte de alta competencia y lastimosamente suele ser más común de lo que muchos creerían. 

Por ello es fundamental seguir ahondando en el tema, esta vez desde la perspectiva del deportista: ¿Sirvió o no sirvió la infiltración? ¿Cuáles son las consecuencias? ¿Cómo es el proceso?... Las respuestas, en la próxima entrega de este especial.

eldeportivo.com.co