-->
El deportivo - Noticias deportivas
De la semilla a la maduración - eldeportivo.com.co

Opinión-Columnistas

Francisco ´Paché´ Andrade

Francisco ´Paché´ Andrade

Reconocido periodista colombiano y locutor del programa deportivo "Los Dueños del Balón" de la cadena Radial Antena 2.

De la semilla a la maduración

21 Enero 13

 

En un país, como el nuestro, en donde la historia se soslaya, hay poca cimentación con base en los recorridos y las trayectorias y se comenta, casi siempre, sumergido en la liviandad de la somera investigación.


Colombia siempre tuvo una semilla comparante, en su escenario regional. Los juveniles colombianos, aún ‘amateurs’, descrestaron a los pares de otros países por su excelente condición técnica.


La incipiente organización de nuestros primeros días futboleros y el poco apoyo y visión retrasaron nuestros mejores días en los torneos internacionales.


Las primeras exportaciones fueron de jugadores aficionados. En 1930, desde Tumaco, viajó a Suiza Frijero Payan, convirtiéndose en toda una estrella del balompié europeo. Proseguirían, a cuenta gotas, otros nombres como el de Efraín Sánchez o Delio Gamboa en condiciones similares. Pero en las mismas épocas en el país ya había una gran cantidad de promesas de gran técnica y poco roce.
Por la consideración anterior la Selección del Suramericano de Lima, con base en el laboratorio del húngaro Jorge Orth en la selección Valle, que a su vez había sido forjado con  jugadores del Pacífico, salió goleada, pese a los especiales comentarios recibidos. Ingelman, Gamboa, Klinger, etc., eran diamantes sin el pulimento que produce la competencia internacional.


Es claro que Colombia, por genotipo, es, como ha sido, una gran cantera de futbolistas. Nuestra inferioridad competitiva es consecuencia de nuestro subdesarrollo social.


Que Argentina y Brasil hayan sido apeados del clasificatorio mundial juvenil no es otra cosa que el progreso organizativo de los otros países y la igualdad dentro de la sociedad del conocimiento.
Hace un siglo en Chincha, Perú; Esmeraldas, Ecuador, y en Tumaco, Colombia, se jugaba un fútbol preciosista y espectacular con jugadas nativas intercambiadas como la chalaca y la bicicleta.
El desarrollo con los eventos se fue a otra parte, pero en este círculo-repetición que es el mundo, la era del ‘pacífico futbolero’ está llegando de nuevo. Valdrá entonces la pena que juguemos a la consolidación de una nueva etapa de maduración.


¿Cuántos futbolistas con grandes condiciones se están perdiendo? Acabo de estar en Tumaco y entre los 19 y los 23 años hay cerca de 300 aves en tierra, sin alas, por la frustración de no tener oportunidades.

Torneos