-->
El deportivo - Noticias deportivas
¡Deprímanse! - eldeportivo.com.co

Opinión-Columnistas

Amado Hernández Gaviria

Amado Hernández Gaviria

Comunicador social - periodista de la Universidad de Antioquía, también realizó estudios en Filosofía y Letras. Actualmente se desempeña como narrador deportivo del Canal Teleantioquia. 

¡Deprímanse!

19 Marzo 13

 

Si yo fuera futbolista profesional y jugara en Colombia estaría deprimido. ¿Cómo y cuándo llegaré a la Selección Colombia de Mayores? Si hoy se chequea la plantilla de 26 convocados por el técnico Néstor Pékerman para los próximos dos juegos de Eliminatorias, compruebas que sólo cinco actúan en el medio local y que, de ellos, sólo uno tiene altas probabilidades de ser titular.

Macnelly Torres, Faryd Mondragón, Carlos Valdés,  Camilo Vargas y Gilberto García, llamado a última hora ante los problemas físicos de Héctor Quiñones,  Porto, y Elkin Soto, Mainz, conforman la cofradía criolla. Torres, como ha sucedido en la era Pékerman, sería el primero que podría quitarle un puesto de la titular a la legión “extranjera”, integrada por ocho jugadores que actúan en Italia, dos en Francia, dos en España, dos en Portugal, uno en Bélgica, cinco en México y uno en Brasil.   

No hay vuelta de hoja. Si pretendes enfundarte el uniforme tricolor tendrás que tener talento de sobra para que cualquier club extranjero te fiche, o tendrás que ser tan súper héroe como para ganarte una casilla con las gotas de sudar que destilas jugando en la precaria liga colombiana. Esto nada tiene que ver con don José. Él está convocando a los que son e incluso se preparaba para darnos una sorpresa con Quiñones, que también es nuestro pero que pertenece a la escuela foránea.

Esto da pie para pensar en varios aspectos. Uno, que nuestra liga, con todo y que haya técnicos que la defiendan como altamente competitiva, no goza del nivel suficiente como para postular futbolistas que puedan ser titulares indiscutidos en el combinado patrio. Ni el mismo Macnelly, con todo y que ha sido indestronable en los postulados de Pékerman, es ese jugador de línea regular que esperas. Recuérdenle el sábado en la grama del Pascual… pero sus chispazos son tan incandescentes que dan la sensación de que ilumina todo el tiempo.  ¿Deprimido? Sí, estaría deprimido porque tendría que brincar sobre los linderos, ir a otras naciones, hacerme en ellas como profesional para luego, mostrando diplomas sellados en Portugal, Italia, Francia, España… esperar el anhelado grito de convocatoria. O, tendría que llenarme de tanto coraje como para emprender la Odisea. Es decir, seguir jugando en Colombia, pero con la conciencia de que tendría que aliviarme de todos los vicios, pucheros,  holgazanería, facilismos y cuantas licencias otorga la mediocridad de nuestro entorno, para poder ofrecer ese profesionalismo que requiere  un representativo nacional. ¡Deprímanse! o ¡Sean profesionales, de una buena vez, señores, y jueguen!

Torneos