La vergüenza del año fue en Quito

Por Sebastián Clavijo García
@sebascg97

Colombia quería compensar la derrota de local ante Uruguay y terminaron saliendo 'humillados' ante Ecuador

December 23, 2020
FOTO: Internet


La derrota de local ante Uruguay por 3-0 fue solo la antesala de una noche de terror que viviría la Selección Colombia en su viaje a Quito por la fecha 4 de las Eliminatorias a Catar 2022. En los días previos, los jugadores pidieron disculpas por lo sucedido y Carlos Queiroz habló de compromiso dentro del plantel tras lo que parecía un traspié en el Metropolitano y terminó siendo el presagio de que lo peor estaba por venir.

(Galatasaray puso en duda la continuidad de Falcao)

Sobre las 4:00 PM del pasado 17 de noviembre, la pelota rodó en el Estadio Rodrigo Paz Delgado con una ‘Tricolor’ nerviosa, errática y que no se asemejaba en nada a aquella que había conseguido resultados ‘claves’ para la clasificación en sus anteriores visitas a suelo ecuatoriano. 

Apenas a los 6 minutos de juego vino el primer ‘cachetazo’ de realidad para Colombia con una serie de cabezazos sin rumbo que dejaron el balón en los pies de Robert Arboleda para el 1-0. La asonada del ‘Tri’ se vino sin clemencia a tal punto que en 9 minutos el marcador ya estaba 2-0 con el gol de Ángel Mena luego de una desatención imperdonable de Mojica y Murillo.

La Selección tuvo algunas opciones en los pies de James y Duvan, pero fue solo un espejismo antes del tercer tanto local de Michael Estrada que definió a merced tras un centro de costado. A Colombia ni la campana lo salvó, pues antes del descanso sufrió otro golpe como si los otros tres no hubieran sido suficientes para sentenciar el ‘nocáut’. 

Aunque James descontó de penal para dejar el 4-1 antes del descanso, era demasiado tarde para pensar en un milagro de esos que salvaran lo inevitable de las ruinas que había dejado el ‘huracán’ de los dirigidos por Gustavo Alfaro.

(La noticia del año: El nuevo técnico de la Selección)

El aguante del segundo tiempo duró hasta el minuto 78’ cuando Plata marcó un golazo para el recuerdo pasando por encima de las defensores colombianos cual conos y colando un remate potente a la base del palo de Camilo Vargas. Arboleda, el mismo que empezó la goleada, selló el 6-1 con una anotación que fue fiel retrato de una noche en la que a Colombia no le salió nada y a Ecuador todo.


No solo fue lo mal que se vio la Selección en Quito, sino todo lo que desencadenó aquella derrota que es de no creer, pero tampoco fácil de olvidar. La salida del DT, los rumores de una pelea a puños en el vestuario y una crisis deportiva en todas las ramas del fútbol colombiano, fueron solo consecuencias lógicas de una vergonzosa jornada en la que la horrible noche nunca cesó.

eldeportivo.com.co